Este martes los planes de la Superliga Europea cambiaron por completo. Más de la mitad de los equipos fundadores decidieron abandonar el certamen a tan solo a dos días de ser anunciado. Seis equipos ingleses y un equipo italiano fueron los primeros en confirmar su salida.  

 Manchester City fue el primer equipo en anunciar su retiro tras las críticas recibidas por hinchas y jugadores de la institución. Esta misma mañana, Pep Guardiola, se había pronunciado al respecto. “No es deporte si el éxito está asegurado o sino importa perder”, dijo el estratega español. Debido a la controversia causada, la directiva del equipo decidió abandonar la idea propuesta por Florentino Pérez. Instantáneamente, el resto de los equipos ingleses (Chelsea, Manchester United, Arsenal, Tottenham Hotspur y Liverpool) se unieron a la decisión tomada por los celestes, según información que difundió el New York Times.

 Equipos como el Manchester United, Chelsea, Arsenal y Tottenham anunciaron que cambiaron de idea producto del descontento de sus seguidores. Todos estos equipos pidieron una disculpa pública en sus redes sociales.  

 Cuando nada parecía ser peor para la Superliga y sus directivos, el Inter de Milán comunicó que tampoco formará parte del campeonato. Posterior a esto, el nuevo proyecto fue oficialmente suspendido.  

 Sin embargo, después de todo lo acontecido, la Superliga sacó un comunicado en el que expresan su disgusto y aseguran que propondrán una nueva idea que beneficie al mundo del fútbol que está siendo perjudicado por el sistema que lo maneja actualmente.