Bolivia partió este jueves a Estados Unidos para disputar la Copa América Centenario, donde le esperan los poderosos Argentina y Chile, con razonables dudas sobre su rendimiento y con la cabeza de su técnico, Julio César Baldivieso, en la guillotina.

Con apenas un par de días de entrenamiento, “no podemos esperar una nueva Bolivia, imposible”, alertó Baldivieso, quien anunció que a falta de dotes técnicas el seleccionado verde echará mano de la mística.

Penúltimo en el clasificatorio sudamericano al Mundial de Rusia-2018, Baldivieso dijo antes de partir que su cargo está en riesgo en caso de probables malos resultados. “De repente me estoy jugando el cargo, no me interesa, primero está mi país”, dijo frontal como es su característica.

“Sé lo que me juego, quizá mi cabeza”, confesó a la prensa local.

A pesar de las condiciones adversas, el ‘Baldi’ dijo que “creo en esta apuesta: jugarse la cabeza en un torneo de estas características no lo ha hecho ningún entrenador”.

Contra viento y marea, Baldivieso logró renovar de algún modo el seleccionado nacional y jubiló a varios veteranos reemplazándolos con jóvenes. Sin embargo, “no puedo ir a la Copa América con jugadores de 23 años si no tengo tiempo de trabajo. Llevo un equipo mixto, más no se puede pedir”, explicó.

El seleccionado boliviano partió de madrugada rumbo a Kansas donde jugará el sábado un amistoso con el anfitrión de la Copa América. Allí se unirán al grupo Martín Smedberg (IFK Gotemburgo, Suecia) y el delantero Yasmani Duk (Cosmos, EEUU).

A última hora, Baldivieso llamó a Carmelo Algarañaz (Petrolero) en remplazo del volante Samuel Galindo, segunda baja por lesión, después del capitán Alejandro Chumacero.

Bolivia no podrá contar además con su goleador, Marcelo Martins Moreno, quien ha reiterado su renuncia a la selección mientras ‘Baldi’ esté al frente de ella.

También por discrepancias con el entrenador se alejaron del plantel boliviano el veterano defensa Ronald Raldes y el paraguayo nacionalizado Pablo Escóbar, un experimentado volante mixto.

Bolivia debutará en el Grupo D de la Copa América Centenario enfrentando el 6 de junio a Panamá. La llave está integrada además por Argentina y Chile.

rb/ma

© 1994-2016 Agence France-Presse