Dries de Bondt venció en el sprint final que fue disputada por la fuga y se llevó la etapa 18 del Giro. Jay Hindley pinchó en el último tramo, pero recibió el mismo tiempo que Richard Carapaz, quien mantiene la maglia rosa.

Hoy se vivió la última jornada llana y, por lo tanto, la última oportunidad para que los velocistas rescaten tiempo. El recorrido contó 156 KM entre Borgo Valsugana y Treviso, con dos puertos de cuarta categoría.

La fuga del día estuvo formada por Magnus Cort Nielsen, Edoardo Affini, Davide Gaburro y De Bondt. Este grupo fue el protagonista del día, pues, pese a que la brecha respecto al pelotón no sobrepasó los tres minutos, logró prosperar hasta la meta y no fue absorbido.

El lote marchó con discreción y empezó a apretar el ritmo en los último kilómetros, pero no fue suficiente para interceptar a los escapdos. En el grupo marcharon todos los favoritos para el sprint y varios de los mejores de la clasificación general, incluyendo a Richard Carapaz.

Cuando restaba un poco más de un kilómetro, Jai Hindley, el principal perseguidor de la Locomotora del Carchi en la tabla general, pinchó y se quedó. Carapaz llegó por delante, pero al australiano se le dio el mismo tiempo por la regla de los tres kilómetros, que indica que cuando un corredor sufre un problema mecánico a menos de 3 km de meta, se le otorgará el mismo tiempo que el grupo en el que formaba hasta dicha marca.

De Bondt venció en el último remate, superando a Affini (2°) y Cort Nielsen (3°). El pelotón de favoritos llegó a 14 segundos.

La clasificación general no sufrió movimientos en el podio. Desde la cuarta posición hacia abajo sí hubo movimiento, pues Joao Almeida, otro claro candidato para disputar el título en la última contrarreloj individual, se marchó de la competencia por arrojar un positivo en Covid-19.

CLASIFICACIONES